Oblitos, instrumentos y material olvidados dentro del paciente en operaciones quirúrgicas



Anuncios google






El "oblito quirúrgico"
Por oblito u olvido quirúrgico se entiende aquellos casos en los que con motivo de una intervención quirúrgica, se dejan olvidados dentro del cuerpo del paciente instrumentos o materiales utilizados por los profesionales intervinientes, pinzas, agujas y más comúnmente gasas o compresas. Estos casos son bastante frecuentes y generalmente le ocasionan daños al paciente quien necesariamente debe someterse al menos a una nueva intervención para el sólo objeto de la extracción del material olvidado.

Una de cada 10.000 operaciones deja un material quirúrgico dentro del paciente.
Dos de cada 3 son gasas.
Estos olvidos no son sólo muy engorrosos, ya que pueden hasta provocar la muerte al paciente, sino que además son relativamente comunes, como lo prueba el hecho de que sucedan en una de cada 10.000 intervenciones y dos tercios de los objetos olvidados son gasas. Para evitar esos olvidos se ha creado un chip que detecta material quirúrgico olvidado en pacientes. El método utilizado hasta ahora es mucho más rudimentario: se cuentan las gasas y todos los instrumentos antes, durante y después de la operación. Esperemos que todos los hospitales utilicen este chip para no tener que vivir casos como estos que siguen


Casos de oblitos
Una mujer que vivió con unas pinzas en el intestino por más de 30 años
Un paciente que tras pasarlo a través de los rayos X el doctor descubrió que tenía en él un aparato para medir la tensión.
Un hombre tras haber vomitado por mucho tiempo, vomitó por fin una toalla de 50 cm de longitud con el nombre del hospital donde fue intervenido.
Una mujer tenia un monitor cardiaco fetal dentro de su abdomen después de una cesárea.
A un hombre le dejaron un retractor quirurgico en el torax.



Casos de oblitos llevados a los tribunales

Caso 1
En diciembre de 1973, una paciente fue sometida a una intervención quirúrgica en la cual se le extrajo el riñón derecho. Después de la operación permaneció en reposo durante un año. Pero no llegaba a reponerse. En efecto: a partir de la operación comenzó a sentir dolores en el lado izquierdo, a la altura del riñón, a los cuatro meses una cistitis, y conjuntamente con tales dolores, punzadas en la zona de la vesícula, y en la espalda, a los que el Dr. D. atribuyó a dolores musculares producidos por la falta del riñón derecho, a problemas de columna y fundamentalmente psíquicos. Posteriormente en 1981 le realizaron una colecistografía gastro-duodenal y en la misma se constató "la presencia de una aguja de cirugía y un fragmento aislado de la misma, en la zona de proyección del riñón derecho, superpuesta en algunas incidencias a la vesícula, pero independiente de ella". Otro médico cirujano, Dr. P. expresó que no convenía una intervención a los efectos de reinversión de la aguja.


Caso 2
Paciente que sufría un embarazo ectópico por lo que fue necesario realizar una operación conocida como alpingostomia. El 4 de enero de 1992, la paciente fue dada de alta. Los problemas no pararon allí: la paciente siguió con síntomas de debilidad y dolores abdominales que la obligaron a practicarse otra cirugía seis meses después. Así fue como se descubrió que una compresa de gasa reposaba en su abdomen, ocasionando perforaciones en el intestino grueso y el intestino delgado. Según el testimonio del médico que efectuó esta nueva cirugía, doctor Manuel Boer, la única razón que explicaba que la gasa estuviese allí era la alpingostomia previamente realizada.
Esta omisión originó una demanda contra los cirujanos y el hospital, dependiente de la Universidad de Buenos Aires (UBA).




Caso 3
Un hombre alemán que sufrió una terrible dolor después de una intervencion de intestino causadas por unas pinzas quirurgicas olvidadas dentro de él
D. Pohl sufrido numerosos cortes y hemorragias internas durante meses después de la operación de rutina en el Centro Clínico Católica en Duisburg, Alemania.
Durante semanas siguiendo el procedimiento que sufrió vómitos y náuseas.
En rayos X se dieron cuenta oblito, pero no le informan del olvido de las pinzas, probablemente para no asumir responsabilidades.

0 comentarios:

Publicar un comentario

El blog de humor en Facebook