Mujer adicta a la lejia


Mujer  adicta a la lejia


image

Todos los días, Gloria limpia su casa de arriba abajo con lejía. Gasta más de 1500 litros al año. La lejía ha estropeado sus prendas de vestir y dañado sus muebles. Pero esta mujer se niega a dejar de limpiar con ella.
En algunas declaraciones en este vídeo, Gloria menciona que limpia todas las mesas, lavabos, baños, servicios higiénicos, cocina, frigorífico, muebles y casi todas las cosas a las que le pueda pasar un trapo, pero lo hace poniéndole lejía.
Su adición comenzó unos nueve años atrás cuando ella estaba esperando a su tercer hijo. Estando embarazada ella menciona que tomaba pedacitos de papel, los mojaba en lejía y se los tomaba como si fuesen píldoras. Pero su nutricionista y su médico le hicieron que dejara de hacerlo.
Esta mujer pensó que esto era sólo un antojo del embarazada y que luego se le pasaría; pero ella no se ha librado de su adicción a la lejía sino que la llevado aún más lejos. Cada vez que ella se ducha o se baña lo hace añadiendo lejía a su tina de baño.
En los últimos años Gloria ha empezado a usar mucho más lejía en comparación a sus inicios. Muchas veces unas dos o tres veces al supermercado a comprar más botellas de lejía. Incluso cuando ya va a salir de casa y no tiene lejía cerca decide irse echando un poco en la mano para ir oliendo.
Y aunque la mucha exposición en su cuarto de baño produce grandes irritaciones en sus ojos, esta mujer no le importa sufrir un poco de dolor en ellos. Realmente Gloria está extremadamente cerrada a esta adicción de la lejía tanto que menciona que no la dejara hasta el día de su muerte.
Una rarísima patología en esta mujer.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Otras publicaciones de El blog de Humor